NoMiedo

No puedo quejarme de lo que he leido en este libro. Fácil de entender y entretenido, pretendo resaltar lo más importante de cada capítulo.

1. EL MIEDO BAJO EL MICROSCOPIO

El miedo es muy amplio y debido a ello se es menos creativo, y se secuestra el talento de cada uno de nosotros. El miedo puede ser percibido de diferente forma en función de la capacidad de cada persona. Sin embargo, en un entorno más amigable (donde existe motivación), uno se desenvuelve más fácilmente; en un entorno inseguro (defendiendo el proyecto fin de carrera ante un tribunal especializado por ejemplo), se secuestra el talento y no se razona tan bien como se haría con los amigos.

Todo el mundo nace con algún miedo; a lo largo de la vida se desarrollan otros, pero también se superan otros, aislando sus efectos. Ello depende de las emociones, que se clasifican en:

  • Básicas: el miedo, la tristeza o la alegría
  • No básicas o sociales: vergüenza, timidez, desprecio o culpa. Derivan del miedo.

2. MIEDOS A LA CARTA

Es un capitulo muy amplio donde se desarrollan los 5 miedos más importantes, que nos podemos encontrar en el mundo laboral.

1. No supervivencia: no llegar a fin de mes

Este miedo está asociado al talento, ya que si éste es deseado, se es menos vulnerable ala amenaza al despido. A veces es conveniente no compartir todo el talento con la empresa, ya que al compartir todo, en algún momento dejarás de ser imprescindible, te despiden y entra el miedo a no llegar a fin de mes. Pero esto tiene una relación de compromiso, ya que cuanto menos se da, menos se recibe (agradecimientos); y cuanto menos se recibe, más vulnerable, menos falta haces, más riesgo de despido y más miedo a la no supervivencia.

2. Rechazo: Necesito que me quieran

En general, destacar está mal visto y suele ser motivo de críticas. Así se genera presión de grupo, inseguridades y miedo al rechazo. Esto puede llegar hasta tal punto que en más de una ocasión se es capaz de cambiar de opinión con el fin de pensar lo mismo que el resto (aún sabiendo que no es verdad o que no lo apoyas). Pero hay un pero. ¿Qué pasaría si todo el mundo en una empresa pensara lo mismo? Pues que con casi toda seguridad se iría a pique. Sin alternativas, puede ser monótono y la competencia te puede devorar.

3. Pérdida de poder

Generalmente se asocia con la pérdida de prestigio. A veces las personas se crean un escudo (o una máscara) de tal forma que ejercen el poder sin sufrir tanto, no viéndose afectados por los problemas. Un buen jefe debe saber amortiguar los golpes sin distribuirlos a lo largo de una jerarquía. Y debe asumir cualquier tipo de marrón (el riesgo personal), ya que su mercado es más estrecho.

4. Alérgicos al fracaso

No solo consiste en hacer las cosas bien, sino mejor que los propios compañeros, ya que la competitividad es tan grande que se vive la presión del tiempo y de los resultados. Se necesita motivación para desarrollar ese talento oculto. Algo que debe evitarse es el perfeccionismo, que deriva del miedo al error y fracaso. Así solo se autocastiga, se autoexige, se tortura mentalmente cuando se intenta controlar todo al detalle y no va todo como se quiere.

5. Sin cambios por favor

Para mantener una empresa a flote, se debe cambiar. Esto nos proporciona inseguridad ya que es una caja de sorpresas. Algunas instrucciones para agudizar ese miedo al cambio son: rumores, no estar familiarizado, pesimismo, cambios en contra de los intereses…

 3. EL PRECIO DEL MIEDO

La utilización del miedo en las empresas dispara contra:

  • Talento de los profesionales: anula motivación (ilusiones) y capacidad de reflexión e iniciativa.
  • Cambio y la visión a largo plazo: se es incapaz de ver más allá de la amenaza
  • Innovación y creatividad: se es menos creativo, se secuestra el talento, impidiendo ejercer su liderazgo o tener la iniciativa.
  • Calidad de vida y felicidad: posponer la felicidad para disfrutarla en el futuro y nos impide que emprendamos nuestros proyectos nuevos, que a la larga, son los que nos dan satisfacción.

4. DESAFÍOS PARA LAS ORGANIZACIONES NOMIEDO

Las organizaciones pueden evitar la gestión del miedo a través de los mecanismos:

1. Proyecto de empresa. Su objetivo es crear valor de forma equilibrada entre los cinco integrantes principales de una empresa: accionistas, directivos, profesionales, clientes y sociedad. Todos queremos que se nos reconozca el trabajo, pero no así con el castigo, que será diferente dependiendo de donde provenga (no es lo mismo que te lo diga un guardia que el jefe).

2. Poder y autoridad. Las empresas necesitan una distribución jerárquica en la que se asignan más o menos responsabilidades, donde la clave está en la participación (cuanto más, menos miedo).

3. Liderazgo. El reto de los valientes es marcar la dirección y dejar hacer. El compromiso nace de la libertad de tal forma que se necesitan líderes que ilusionen y no que infundan temor. Hay ciertas actitudes de los jefes que deben denunciarse, sobre todo cuando no es el dueño. Cuando haya miedo quizás se debe recurrir a quejas anónimas, pero hay que actuar en consecuencia.

4. Sistemas de dirección y comunicación Se necesitan empresas que reconozcan el trabajo individual, premiando a los que aporten mayor valor: talento, cambio e innovación. Un aspecto importante es el despido, en la que no se debe ofender ni al perjudicado ni al entorno. Por eso se recomienda que se hagan lunes o martes para que haya tiempo de charlar con sus compañeros e informar adecuadamente. 

5. DESAFÍOS PARA LOS PROFESIONALES NOMIEDO

La amenaza del miedo es subjetiva, es función de la educación, del entorno, del refuerzo de amigos…Así surge la sensación de pérdida, en la que el miedo nace de esa amenaza a perder lo que tenemos. Otro aspecto a considerar es el llamado talento invisible, que nos hace ver que las decisiones que tomamos nos conducen siempre a situaciones mejores que las pasadas. De esta forma, nos protegemos frente a la decepción, intentando sacar lo positivo de algo malo. Por ejemplo cuando se ha cambiado de trabajo cobrando menos…se dice que el ambiente es inmejorable. Al percibir el cambio como algo amenazante, se establecen las estrategias biológicas ante el miedo: defensa agresiva, retirada, inmovilidad o sumisión. La primera consiste en atacar o en asustar a nuestro competidor. La sumisión es otra posibilidad, que consiste en acatar órdenes sin rechistar, e incluso adular al jefe al mismo tiempo. En otras palabras, hacer la pelota.

La forma de evitar el miedo, no es atacándolo (seria atacarnos y lo fortaleceríamos), sino anclarnos en la misión que nos toca. Una de las técnicas para superar el miedo es diseccionar los miedos para no hacerlos terribles. Imaginar situaciones ambiguas y terribles, que para ello somos expertos. Basar nuestra misión y autoestima en el ser es garantía para afrontar el miedo. Es importante el sentido del humor para distanciarnos de él.

Si os gusta leer, y quereis descubrir los principales temores que ns vamos a encontrar cuando vayais a trabajar, os lo recomiendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: