La corrosión del carácter

Al contrario que ocurrió con el libro de Pilar Jericó, este libro se me ha hecho muy largo, demasiado diría yo. Se nos advirtió de la complejididad que conllevaría leerse el libro de Sennet, pero quise lanzarme a la deriva (tal y como comenta el primer capitulo) al ver los temas, en un prncipio interesantes, en los que abarcaba. Lo único que quiero decir con esto, es que ha sido algo laborioso, en el que el autor entra en determinados temas con demasiada filosofía y palabrerío dificil de entender. Esto no quita su importancia, pero si la motivación. No obstante para aquellos a quienes les gusten leer podría ser un libro interesante. Trataré de hacer una breve descripción por capítulos:

CAPÍTULO 1: A LA DERIVA

Sennett muestra como un hijo y su padre, procediendo de la misma clase social, tiene distintas formas de pensar como consecuencia del tipo de trabajo que ha llevado cada uno. El padre está siempre pensando en el futuro; el hijo, es un ejecutivo, cuyas decisiones están basadas a corto plazo, ya que está continuamente cambiando de trabajo, planteando así su vida para mañana y no más allá, ya que no se puede asegurar donde se estará al cabo de cierto tiempo.

Al tomar esas decisiones a corto plazo, se ven afectados algunos valores éticos, tales como el compromiso, lealtad, solidaridad y objetivos. En el nuevo capitalismo, solo importan los objetivos para acumular capital y el esfuerzo de los trabajadores para conseguirlo. Así, se pasa por alto el resto de valores éticos, que son difíciles de explicar, cuando no dispones de ellos.

 CAPÍTULO 2: RUTINA

Se plantea la división del trabajo desde un punto de vista rutinario y cambiante (o dinámico). Mientras el primero atrofia a las personas, porque siempre hacen lo mismo; el segundo aumenta la capacidad de cada persona, no caen en el abismo.

Cada vez se hacen necesarios más trabajos especializados mediante la creación de empresas más grandes, pero sin división, ya que la rutina es autodestructiva, pudiendo deprimir al trabajador. Esto trae graves consecuencias a la empresa, ya que sus beneficios disminuirán. Marx defiende un trabajo hoy en día prácticamente imposible, que es el de trabajar cada día una cosa dependiendo del tiempo y las condiciones que se dieran. No me imagino, el día que haga sol, arreglando ruedas; y el día que llueva, montando volantes. Esto se podría hacer sin necesidad de ver que día hace y que condiciones se dan. Se comenta también un modelo de control basado en diferentes lógicas: de tamaño, jerarquía y del tiempo. En la lógica del tamaño, todo el mundo trabajaba en el mismo lugar para ahorrar; en la jerarquía se colapsa la capacidad de decisión de los trabajadores, ya que no se está preparado para asumir cambios; en la lógica del tiempo, los trabajadores cobran según lo que trabajan.

 CAPÍTULO 3: FLEXIBLE

Para no caer en la rutina, Sennet plantea la flexibilidad del trabajo, es decir la división en sectores del trabajo. Los aspectos que componen esa flexibilidad son:

  • Reinvención discontinua de las instituciones. Con la reinvención (o reingeniería) se busca romper con el pasado, cambiando la idea que se tiene de las cosas de una forma irreversible; se pretende producir más con menos trabajadores, al que se le asigna numerosas tareas. El ÚNICO objetivo de las empresas según Sennet es la de aumentar sus beneficios, aunque perjudiquen a los trabajadores.
  • Especialización flexible. Con la especialización se produce más variedad de productos en menos tiempo debido a las grandes tecnologías, lo que provoca grupos de trabajo cada vez más pequeños y con menos capacidad de decisión. Se plantean dos modelos económicos: el renano, que predomina el desempleo, pero frena el cambio; y el angloamericano, que lo disminuye, pero hay desigualdad en salarios.
  • Concentración sin centralización. Se pretende trasmitir que el poder jerárquico en una determinada estructura ya no es como una pirámide. La dirección fija objetivos para que los trabajadores lo consigan libremente, pero es engañoso, ya que presionan a sus trabajadores.

Otro de los temas es la flexibilidad de los horarios, sin turnos fijos, que surge por la llegada de la mujer al trabajo. Las tres cosas que debe tener un capitalista es seguridad para moverse en el desorden, aceptar la fragmentación y tener capacidad para desprenderse del pasado.

CAPÍTULO 4: ILEGIBLE

En los trabajos se tiene en cuenta la clase, de tal forma que aparece el individualismo, el odio racial…Uno de los aspectos más comentados, y que en la actualidad sigue sucediendo, es que los empleos pasaban de padres a hijos, en la que los padres temían que sus hijos no siguieran con el negocio. En el nuevo capitalismo no pueden tener un conocimiento practico porque dependen de sistemas informatizados. De tal forma que el trabajo les resulta ilegible, es decir, con dar a un simple botón, hace lo que se les pide, pero en realidad no sabe ni como se hace, ni el que le estas pidiendo.

CAPÍTULO 5: RIESGO

En el trabajo, el miedo a asumir riesgos surge de la idea del miedo a que perder, y no del lado optimista por el simple hecho de arriesgarse, por lo que nos hace más vulnerables. El riesgo procede de la incertidumbre y ambigüedad. El capitalismo moderno obliga a los trabajadores a asumir riesgos consiguiendo resultados, aun sabiendo que las recompensas serán mínimas. Así se establece una lucha por los puestos de trabajo, en la que solo los mejores ganarán. Hay que aprender a perder, lo importante es participar, arriesgarse y superar miedos.

Otro de los aspectos comentados son los prejuicios a la hora de contratar a una persona joven, ya que se le considera inútil y sin experiencia. Se cree que a partir de los 40 años, la persona esta física y mentalmente incapacitado para trabajar, ya que aumenta el tiempo de trabajo. Los jóvenes dan menos problemas a la empresa, ya que respetan a sus superiores; sin embargo, los veteranos pueden cuestionarlos, por lealtad a la institución.

CAPÍTULO 6: LA ÉTICA DEL TRABAJO

La única ética del trabajo para sobrevivir en el capitalismo moderno es el trabajar duro y esperar una recompensa pos los superiores. Sin embargo, esto es prácticamente imposible en una sociedad en continuo cambio, donde los trabajadores solo desean acabar para conseguir otro trabajo, evitando la rutina.

Weber defiende el trabajo en grupo, donde la experiencia no vale nada, donde la información especializada dificulta la comunicación. El líder ordena, sin justificar sus órdenes. Gideon dice que el trabajo en equipo es como una máscara que obliga a cada trabajador a manipular su aspecto y comportamiento con los demás. En él está presente el poder, no la autoridad, por lo que los jefes, no permiten que se les juzgue por algo que hagan mal, ya que no asumirán la culpa. Esto ocasiona la repulsión de los trabajadores hacia sus jefes. El poder sin autoridad, creo un nuevo carácter, que el libro denomina el hombre irónico, que se vuelve autodestructivo, en el que empieza a pensar mal sobre su aportación en la empresa, nadie le reconoce su valor…

CAPÍTULO 7: FRACASO

El fracaso esta presenta en el mundo laboral. Los trabajadores despedidos se sienten victimas pasivas de la empresa, engañados y traicionados; mientras que los que sobreviven se comportan como si vivieran con tiempo prestado. Una forma de solucionar este problema es abandonando la posición pasiva adoptando posiciones más activas y tolerantes. En el capitalismo moderno, las personas condenadas al fracaso, necesitan un mayor sentido de la comunidad y del carácter.

CAPÍTULO 8: EL PRONOMBRE PELIGROSO

Trabajar independientemente es demostrar que uno vale por si solo, y que no vive del esfuerzo de nadie. Dos aspectos comentados sobre el bienestar social es el parasitismo, es decir, se deja llevar por el otro, yo no hago nada; y la rabia de los humillados, es decir, se esfuerzan por hacerlo todo bien, pero siempre hay alguien que con menos esfuerzo les pasa por encima.

Por ejemplo, Coser comenta que no existe comunidad hasta que no se reconocen las diferencias, es decir, hasta que no se diferencie el privilegio o poder dentro de ese grupo, no se puede hablar de comunidad, y por lo tanto de buen trabajo en grupo. En el capitalismo moderno, los dirigentes ven ese “nosotros” como un pronombre religioso que inspiran el regreso de los sindicatos y trabajadores de una forma organizada. Nadie conoce este capitalismo moderno donde la acción es sostenible y duradera. En resumen, tener los días contados, no facilita el trabajo de las personas, ya que va en contra de ellos, les impide relacionarse, provocando lo que el libro llama la corrosión del carácter.

Setrata de un libro para reflexionar sobre muchos aspectos, sobretodo de los efectos que quenera el capitalismo moderno sobre el caracter de la persona y las consecuencias que eso puede conllevar en el trabajo. Todo ello deriva del continuo cambio en las instituciones, por lo que el carácter no puede mantenerse de una forma estable.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: